¿Y ahora qué? Parte I

Esta es una de las muchas preguntas que nos hacemos cuando nos decidimos por nuestro próximo destino. ¿Y ahora qué?, ¿Como voy? ¿Donde me alojo?

Esta es una de las muchas preguntas que nos hacemos cuando nos decidimos por nuestro próximo destino. ¿Y ahora qué?, ¿Como voy? ¿Donde me alojo? y miles e infinitos etcéteras. La verdad es que dependiendo de como lleguemos al destino y donde nos alojemos en nuestro viaje puede ser totalmente diferente.  Por ejemplo, no es lo mismo levantarse y lo primero que veas sea la tranquilidad del mar que por el contrario despertarte con los ronquidos de tu vecino. NO, NO HAY DIFERENCIA.

A veces, muchísimas, hemos terminado en el inodoro del infierno blasfemando sobre el lugar en el que estamos probablemente con una pobre chocolatina ranciosa llorando por volver a casa con nuestra madre por culpa de no haber pensado detenidamente en nuestras opciones. Y no, no es que me haya pasado a mi en absoluto. Pero es que señores míos hay que ser realistas. Podemos ser los dioses absolutos en nuestra casa, pero si nos sacan de ahí.. Ahí ya empiezan:

-Ay cari (si, cuando salimos de casa somos cutres) pregunta tu si vamos bien por aquí..
O los típicos:
-No, yo se por donde vamos ( Y acabas donde están escondidos todos los mecheros perdidos del mundo)

Y es que hay que tener presente nuestras limitaciones, eso o echarle un par de narices al asunto.

Un momento de mi vida que me marcó fue con 12 años. Estaba en un viaje familia en París, resumiendo Papi y Mami nos llevaron a Pochis (mi hermana) y a mi (Mercedes) a Disneyland. Y en una de las excursiones nos llevaron a la ciudad, exactamente a la Torre Eiffel y Papa nos compro Crêpes ( a veces mi padre mola 😉 )  Y ahí había un pobre padre de familia que venia con nosotros en el autobús desde el hotel. El pobre hombre miro a mi padre con cara de cordero degollado y poco mas le falto tirarse al suelo a rogarle, la conversación fue mas o menos la siguiente:

-Por favor (añádanle acento sevillano) ¿puede ayudarme?
Mi padre muy gentil asintió. (¡Que majo el!) 
-Llevamos tres días sin comer – un poco exagerando contando que se alojaba en el mismo hotel que nosotros- Puede pedirme tres de esos- Señalando mi súiper crêpe con nutella
Mi padre obviamente pidió tres para el pobre hombre, su mujer y su hijo desnutrido que llevaba sin comer tres días, pobre criatura.
-Es que estos franchutes -(Siento si se da alguien por aludido, pero es la expresión fidedigna utilizada por el sevillano)-  no me entienden o no me quieren entender, esta mañana quería un colacao para mi niño, y nada que no se enteran. Al final termine diciendo leche con chocolate y me trajo un vaso de leche, ¡con una tableta de chocolate! ¡Estoy desesperado!

Y es que esa es la realidad. Mi opinión es que el hombre no se sabia hacer entender, su francés iba del “Oui” al “Non” y ahí se acaba el asunto. Y no es que los franceses se lo hicieran mas fácil, si ya de por si el francés ( en mi opinión es un idioma trampa, al hablarlo con tantas “g” lo que te producirá es un total dolor de garganta por días, aunque no lo quieran reconocer. Lo inventó el diablo, se de lo que hablo).
Después de eso entendí a mi padre un poco mas. Como vendetta contra el idioma, siempre que íbamos a reservar una mesa en un restaurante daba mi nombre. Y diréis, ¿Y ?. Bueno, intentar pronunciar Mercedes siendo francés y me entenderás. La verdad que era divertido ver como lo intentaban. Creo que me pusieron Mercedes como una venganza a los extranjeros ¿Por qué es tan difícil pronunciarlo? ¿Por qué siempre tengo que decir. Mercedes, como el coche? ¡¿POR QUÉ?!

Yo y pochis

Así pues hay que saber las limitaciones de cada uno y nuestras prioridades. Imagina por un segundo que quieres irte a India pero obviamente no sabes el idioma, ¿Y ahora qué? dos consejos. O un libro de niños pequeños con dibujos para señalar lo que quieres o aprender vocabulario de ingles ( incluye la expresión “My friend”, es la mas utilizada en el mundo) ejemplos:

-Quiero pollo
– I want chicken my friend

-¿Como se llega a *insertar nombre impronunciable*?
– To *nombre imponunciable* my friend?

Y ahora que tenemos la primera parte del viaje arreglado, ¿Y ahora qué?

Continuará!